Facebook Twitter Linkedin YouTube

¿Qué es una base de datos terminológica?

Una base de datos terminológica, a veces comunmente conocida como glosario (aunque cabe aclarar que no siempre una base de datos terminológica cumple con las condiciones para ser un glosario), es una base de datos que contiene términos usualmente relacionados con un tema específico. Generalmente, las entradas en una base de datos son bilingües pero pueden contener equivalentes en tantos idiomas como se requiera.

La terminología correcta es crucial para la calidad de la traducción, ya sea que traduzcas temas jurídicos, financieros, médicos, etc.. Las malas traducciones pueden afectar la venta de productos, debido a la aceptación por parte del usuario o incluso resultar en una gran catástrofe médica. La palabra correcta debe estar en el lugar adecuado y se debe utilizar una y otra vez de forma coherente.

La terminología es importante no sólo para los traductores, sino también para empresas de traducción y empresas en general. La gestión de la terminología puede ser un reto, especialmente para grandes equipos de traducción ya que los gerentes de proyectos deben garantizar que todos los traductores utilicen la terminología de forma coherente en todo el proyecto.

¿Cómo funciona?

En SDL, la bases de datos terminológicas son archivos que se crean y administran en el programa SDL Multiterm y funciona en conjunto con SDL Trados Studio para usar y crear términos mientras se traduce.

Si tienes glosarios en archivos Excel, puedes importarlos y utilizarlos durante la traducción. También puedes marcar los términos prohibidos o incluso ver alguna imagen.

Algunos de los campos que puedes incluir en una base de datos terminológica son:

  • Entradas en idioma origen y destino en varios idiomas
  • Notas
  • Descripción
  • Categoría gramatical
  • Número y género
  • Imágenes y videos
  • Terminos relacionados
  • Vínculos
  • Fuentes
  • Ejemplos de uso

¿Cuáles son las ventajas de utilizar una base de datos terminológica?

La ventaja más importante es la uniformidad al traducir. Un uso correcto de la terminología ayuda a mantener el núcleo de su mensaje exacto en el idioma de origen y de destino. La gestión de la terminología, en última instancia, da lugar a una mejora de la calidad de la traducción.