Facebook Twitter Linkedin YouTube

¿Cómo trabaja un traductor?

Gracias a las redes sociales, ahora es más fácil compartir momentos, imágenes, hechos en tiempo real y quedan plasmados en internet por mucho, mucho tiempo. Durante los últimos meses he visto y he reído con muchas ocurrencias de los famosos «memes», los cuáles describen los traductores como súper héroes, criaturas extrañas o incluso como zombies. Así que busqué los 5 estereotipos más comunes y escribir un pequeño artículo sobre ellos para decidir si son una realidad o simplemente estereotipos.

Los traductores trabajan desde el sofá o la cama

Depende de que tipo de traductor sea, si trabaja de forma independiente puede ser muy cierto. Pero con el transcurso del tiempo, la escritura desde el sofá puede causar increíbles dolores de muñeca, dolor de cuello y dolor de espalda, además hay que considerar que después de trabajar durante más de seis meses desde el sofá, éste tiene que reemplazarse. Trabajar desde la cama lo veo imposible ya que es muy incómodo y se le estaría quitando el verdadero propósito a este mueble que está diseñado para descansar. Por otro lado, los traductores que trabajan en alguna compañía in situ deben realizar sus actividades frente a un escritorio como todos los demás empleados del lugar.

En realidad, los traductores autónomos tienen normalmente una oficina en casa con una silla cómoda y un lindo escritorio, con mucha suerte incluso cuentan con iluminación perfecta y todas las comodidades necesarias. O también puede trabajar en cafeterías y lugares donde pueden sentarse cómodamente si están de viaje o por el placer de salir un rato de «la oficina».

Los traductores trabajan de noche

Cuando se es principiante normalmente no se tiene buen manejo del tiempo, no se tiene suficiente experiencia y se aceptan trabajos muy por encima de sus posibilidades, por lo tanto, la respuesta sería sí. Pero con el tiempo las cosas pueden cambiar, aunque muchos traductores se acostumbran a trabajar de noche por la comodidad de silencio que muchas veces se refleja en concentración. Con la experiencia, también hay traductores que implementan horarios en sus labores y muchos dejan de trabajar después de las 7:00 p. m. Y aquí entran las actividades personales, muchas veces hay que acudir a clases, reuniones con amigos o familiares, atender el hogar o simplemente el cansancio no es un buen compañero.

Los traductores tienen una apariencia horrible

Existen muchas imágenes que retratan los traductores como zombies en pijamas, como personas desordenadas, incluso personas sucias con cabello sin peinar, piel pálida y enormes ojeras bajo sus ojos. Creo que esto es absolutamente falso. Muchos traductores también son intérpretes y saben perfectamente que la imagen juega un papel muy importante en su labor. Muchos traductores tienen videollamadas con clientes, además no olvidemos lo más importante: los traductores son personas, así que necesitan comida, hay que salir y levantarse del escritorio ayuda mucho a la circulación y a disminuir el cansancio de ojos y dolores en las muñecas y en la espalda.

Un traductor trabaja todos los días, incluso en Navidad

Como el punto dos, depende si un traductor tiene horario y sólo trabaja de lunes a viernes y nunca en Navidad u otros días festivos. Sin embargo, la realidad es que la mayoría de los traductores no se pueden dar el lujo de escoger en que temporadas la demanda de traducción es alta y en cuáles no. Por lo que existen muchas probabilidades que mientras la mayoría de la gente está gozando de vacaciones, los traductores estarán frente a un monitor trabajando, y sí, incluso en Navidad o fines de semana.

Un traductor gana muy poco dinero (o ganan mucho)

Como cualquier profesión que se ejerce de forma independiente, los ingresos dependen de la cantidad y calidad de trabajo que se realice.
En el párrafo anterior mencioné que hay temporadas en las que hay mucho trabajo y otras en las que no tanto pero también depende de la cartera de clientes con la que cuente el traductor. Hay traductores que también son intérpretes o maestros y cuentan con otras fuentes de ingreso.

Estos estereotipos muestran como la gente percibe a los traductores pero muchos de estos «chistes» o «rumores» se propagan por los propios traductores y también creo que no debemos hacerlo tanto porque algunos de ellos no sólo no son divertidos, sino también hacen que los traductores parezcan poco profesionales ante los ojos de aquellos que no conocen la profesión y necesitan sus servicios.

¿Tu cómo trabajas?